Agresiones de mascotas en Propiedad Horizontal

ataquedeperros

 

Señaló la Corte en la citada sentencia T-595 de 2003 que, el propietario de un perro o animal doméstico debe tomar las medidas y precauciones necesarios para evitar la vulneración de derechos fundamentales de quienes puedan llegar a verse afectados por agresiones de sus mascotas, haciéndose responsable por los daños y perjuicios que pueda causar tanto en las cosas como a las personas, en los términos del Código Civil.

 

Ahora bien, las restricciones a los derechos del libre desarrollo de la personalidad y a la intimidad personal y familiar frente a la tenencia de animales domésticos en inmuebles sometidos a propiedad horizontal, estos deben ser razonables y bajo criterios de bienestar del animal, seguridad de los vecinos, observancia del debido proceso en toda decisión que se tome, procura de la convivencia pacífica, e higiene, por lo que es posible, exigir el respeto a las condiciones de protección de los animales durante su tenencia, según la Ley 84 de 1989, lo cual implica que los órganos de administración pueden exigir:

 

  1. Que se garantice la vida, la promoción de la salud y el bienestar de los animales, su deber de cuidado en cuanto a sus necesidades de movilidad, luminosidad, aireación, aseo e higiene o de abrigo, suministro de bebida y alimento, así como de medicinas y cuidados indispensables para mantener al animal con buena salud y sin enfermedades, incluso un control razonable al número de animales que se tengan en la unidad privada, e igualmente.
  2. Exigir que se recojan las excretas, y
  3. En caso de agresiones, exigir las medidas pertinentes, pero tampoco, se pueden imponer condiciones abusivas o arbitrarias como serían, no permitir el uso de ascensores, o el paso de las mascotas por las porterías, o exigir un absoluto mutismo de las mismas.

 

Además, queda claro que el animal no podrá efectuar actos de agresión grave contra vecinos o contra otros animales de compañía o bienes comunes, el número que se alberga en una unidad privada sea razonable y en general, que no perturbe la convivencia normal.

Sin embargo, no podrá tener como agresión aquella que surja de provocación o agresión al animal por parte de vecinos u otros especímenes animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>