Posibilidad de Movilidad de Mascotas en la Copropiedad

mascotas-en-propiedad-horizontal

 

No existe razón para prohibir el desplazamiento de las animales de compañía en ascensores o determinadas áreas comunes, mientras no agredan a los habitantes o hagan sus necesidades fisiológicas en las mismas que no sean recogidas.

 

Se estableció en la Ley 746 de 2002, que en las zonas comunes de propiedad horizontal o conjuntos residenciales, los ejemplares caninos debían ir sujetos por una traílla y adicionalmente, provistos de bozal cuando se trate de perros potencialmente peligrosos. En igual sentido, el Código de Convivencia de Bogotá art. 34. La exigencia de uso de collar, lejos de ser restrictiva, genera seguridad para el animal, en la medida que es muy difícil que se extravíe o sea robado si va controlado por su dueño, seguridad a las personas y animales, pues se evitan agresiones o incluso, realizar deposiciones en sitios inconvenientes.

 

En cuanto a los ascensores, el fallo C-439-2011 la Corte Constitucional recordó que se exige la compañía del dueño o de un tercero mayor de edad, mas no se puede prohibir su uso:

 

“De esta forma, la Corte garantizó la tenencia de animales domésticos en sitios de habitación como un justo ejercicio de los derechos fundamentales del tenedor de la mascota, pero ajustado a límites racionales que fueron posteriormente definidos en la Ley 746 de 2002, por la cual se prescribió que los animales domésticos en las viviendas urbanas requieren que las condiciones de su alojamiento se den en un ambiente higiénico y sanitario, así como que los alimentos y custodia sean los adecuados para que no se produzca ninguna situación de peligro o incomodidad para los vecinos u otras personas y para el bienestar del propio animal. De igual forma, se exigió la compañía del dueño o de un tercero mayor de edad en ascensores o edificaciones;además se estableció que en las zonas comunes de propiedad horizontal o conjuntos residenciales, los ejemplares caninos debían ir sujetos por una traílla y provistos de bozal cuando se trate de perros potencialmente peligrosos;…”.(Se resalta extratexto).

 

En el mismo sentido, se había pronunciado la Corte en otras ocasiones, por ejemplo, en la Sentencia T-595 de 2003, recordando que el desplazamiento en los elevadores por parte de mascotas debe hacerse en la compañía de un mayor de edad o su dueño:

 

“También se exige la compañía del dueño o de un tercero mayor de edad en ascensores o edificaciones; además, en las zonas comunes de propiedad horizontal o conjuntos residenciales, los ejemplares caninos deberán ir sujetos por una traílla y provistos de bozal cuando se trate de perros potencialmente peligrosos; las anteriores exigencias también aplican cuando el animal pasee en vía pública, en algún medio de transporte o en los lugares abiertos al público donde sea permitida su estancia.” (Se resalta extra texto).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>